La intermediación laboral es el envío de trabajadores en misión a terceros y la tercerización de bienes y servicios hace referencia a la subcontratación de contratistas y/o empresas especializadas en alguna labor; es decir, cuando se acude a terceros para obtener un resultado final en la producción de un bien o en la prestación de un servicio.

Sí, y para que cumpla con dicha legalidad debe garantizar los derechos laborales y prestacionales de los trabajadores misionales, mediante una legislación particular y unas características que solo puede prestar las empresas de servicio temporal debidamente constituidas, lo que las denomina empleadores directos de trabajadores en misión.

No se debe usar el nombre de empresas temporales porque tienen permanencia y son sociedades que duran en el tiempo, lo correcto sería llamarlas empresas de servicios temporales porque lo que prestan es un servicio de colaboración en actividad de terceros.

No, se le debería llamar trabajador en misión como la ley lo prevée, porque son unos trabajadores contratados directamente por el empleador que en este caso es la empresa de servicios temporales y tiene contrato laboral con todas las garantías de ley.

No, es falso, porque lo temporal no es el trabajo es el servicio, el evento que se da en el usuario contratante de la actividad que desarrolla. El trabajador tiene un contrato laboral directo con la empresa de servicios temporales y puede tener un contrato permanentemente con la empresa de servicios temporales y rotar en la temporalidad del servicio que presta.

No, se trabaja por medio de un mecanismo formal de trabajo en Colombia, el único previsto en la ley para poder manejar trabajadores misionales, tienen todas las garantías de el código sustantivo de trabajo que son contratados por contrato laboral directo por su empleador que por ley es la empresa de servicios temporales.